Blog
Abre tu despensa a los alimentos de otoño

Abre tu despensa a los alimentos de otoño

Nomen      23/11/2015

Con el otoño llega el frío y los nuevos alimentos de temporada. El cuerpo nos pide un tipo de cocina diferente: apetecen platos calientes más elaborados y más contundentes. Pero como no queremos que eso afecte a nuestro equilibrio nutricional, ¡hoy explicaremos qué alimentos pueden ser nuestros aliados para este otoño!

Empezaremos por los vegetales. Si por algo destacan este grupo de alimentos es por su escaso valor calórico y por su riqueza a nivel vitamínico, mineral y de fibra. Como explicamos en nuestro artículo anterior, siempre tienen que estar presentes en nuestras comidas, ya que dan volumen al plato sin que se note prácticamente a nivel energético y, gracias a su aporte en fibra, nos ayudan a saciarnos. Los principales vegetales que podemos encontrar en otoño son: las coles de Bruselas, la coliflor, el brócoli y el repollo o berza. Todos ellos pertenecen a la familia de las crucíferas, grupo de alimentos que destaca por un alto contenido en antioxidantes. De hecho, recientes estudios realizados por la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer les otorga propiedades anti cancerígenas. No obstante, por el mal olor que desprenden a la hora de cocerlas, muchas veces dejamos de consumir este grupo de verduras. Para evitarlo, lo mejor es añadir al agua una cucharada grande de vinagre, teniendo en cuenta que si la vas a consumir en forma de menestra o acompañando a otro vegetal, será mejor cocerlas por separado.

Otro vegetal estrella que nos indica la llegada del otoño son las setas, ricas en yodo y fósforo, resultan ideales para dar alegría a los platos, ya sea en forma de plato principal o como acompañamiento.  También llega la alcachofa, hortaliza que gracias a su elevado contenido en potasio y su bajo contenido en sodio, se caracteriza por tener propiedades diuréticas. La mejor manera para disfrutarlas es hacerlas al vapor o bien cocidas al horno (si las aliñas con un poco de aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta y las envuelves con papel de aluminio, ¡están buenísimas!).

Para acompañar a estos maravillosos vegetales, la naturaleza también nos brinda alimentos que destacan por su aporte en hidratos de carbono como es el boniato. Éste también nos aporta beta carotenos que le dan ese color anaranjado y es un nutriente ideal para el cuidado de nuestra piel. Aunque según que regiones tienen la costumbre de comerlo como postre por su sabor dulce, en realidad le podemos dar el mismo uso que la patata. Por lo tanto lo podemos hervir junto las verduras que queramos, freír, hacerlo al horno o bien cortarlo a rodajas y hacerlo a la brasa o a la parrilla.

Y no podría terminar este artículo sin hablar de las castañas: aunque se suelen clasificar como fruto seco, su aporte energético es inferior, ya que tiene menos grasas y tiene un mayor contenido en hidratos de carbono (36,5 g por cada 100 g) que éstos. Además destaca su alto contenido en agua y nutrientes reguladores, como el potasio y el ácido fólico. Este fruto es ideal para consumir entre horas, como postre o bien como acompañamiento de una carne o pescado en forma de puré.

Hay decenas de alimentos de otoño para escoger. ¿Te apuntas a la cocina de temporada?

¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *