Blog
Cómo adoptar unos hábitos saludables

Cómo adoptar unos hábitos saludables

Nomen      31/10/2016

Llega noviembre, hace poco que dejabas atrás la dieta para acabar con los excesos del verano y ahora, ¿ya tienes que prepararte para Navidad? ¡Empieza a seguir unos hábitos saludables y verás que no hace falta hacer dieta cada dos por tres!

Unos hábitos saludables te ayudarán a vivir el día a día con salud y, además, te mantendrán en forma. Es importante, en caso de que tengas niños, que intentes inculcarles estos hábitos desde pequeños, pues de adultos es más difícil cambiarlos o instaurarlos, ya que  somos animales de costumbres.

Claves para seguir o empezar a adoptar hábitos saludables

1. Sigue una dieta sana y equilibrada que incluya los siguientes alimentos:

– Cereales y tubérculos. Esto es pan, arroz, patatas… Se recomienda que sean integrales, pues de este modo aseguramos un aporte de fibra.

– Alimentos proteicos. Es decir, carnes, pescados, huevos, lácteos y legumbres. Los lácteos deberían ser consumidos a diario mientras que el resto de alimentos se deberían ir combinando a lo largo de la semana.

– Haz las 5 al día: consumir verduras y hortalizas, así como fruta, repartidas en 5 tomas diarias. Puede ser, por ejemplo, 3 piezas de fruta y 2 platos de verdura.

– Alimentos grasos como aceite de oliva virgen, a poder ser extra, o bien frutos secos.

2. ¡Hidrátate! Bebe agua y otros líquidos a lo largo del día, se recomienda un consumo de entre 1,5-2 litros de líquido diarios. Se recomienda que se haga en forma de agua y también de otros líquidos como zumos naturales, infusiones, caldos o licuados.

3. Realiza actividad física diariamente. Sal a correr, ves al gimnasio, a jugar un partido de pádel… ¡practica el deporte que más te guste! Si no eres un gran atleta, camina 30 minutos al día: muévete a pie, ves a trabajar y a hacer tus recados sin coger el coche.

4. Descansa. Duerme una media de 8 horas diarias para asegurar un buen descanso y afrontar el día con vitalidad.

Pasitos pequeños que te llevarán muy lejos

Como bien hemos comentado anteriormente, cambiar e instaurar hábitos en un adulto es complicado, ¡pero no imposible! Márcate objetivos pequeños y ves aumentando tu ambición para conseguirlos.

Te proponemos ejemplos para ir instaurando estos hábitos con objetivos pequeños:

1. Empieza retirando las salsas de tus comidas para dejar paso al aceite de oliva virgen y las especias.

2. Añade alguna pieza de fruta en la merienda y un plato de verdura, como un puré, en la cena. ¡Ves aumentando las cantidades de fruta y verdura progresivamente en tu dieta hasta realizar 5 raciones diarias!

3. Lleva siempre contigo una botella de agua.

4. Añade un plato de cereales integrales a la semana y ves aumentando la cantidad poco a poco.

5. Combina legumbres con cereales, como lentejas y arroz. La combinación de estos alimentos proporcionan un perfil de proteínas completo, es decir, de la misma calidad que la proteína animal.

6. Ves a comprar a pie, de esta manera empezarás a moverte más. Haz alguna excursión de picnic el domingo con tu familia o amigos.

7. Toma un puñado de frutos secos, como nueces, en el almuerzo o la merienda.

Empieza con pequeños cambios y ves introduciendo nuevos hábitos poco a poco para que sea más fácil adoptar un estilo de vida más saludable. Cocina los alimentos como más te guste para que tengan buen sabor, procurando evitar los fritos y cocciones más grasientas.

¡Verás que la necesidad de hacer dieta constantemente queda atrás cuando vives envuelto de hábitos saludables!

¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *