Blog
¿Cómo afrontar la diabetes en niños y adolescentes?

¿Cómo afrontar la diabetes en niños y adolescentes?

Nomen      06/11/2017

La diabetes infantil supone entre el 10 y el 15% del total de la diabetes y es la segunda enfermedad crónica más frecuente en la infancia y adolescencia en los países desarrollados. En España, unos 30.000 niños menores de 15 años tienen diabetes.

Puede ser que, al principio, el diagnostico repentino de la diabetes suponga una conmoción tanto para el niño, como para sus padres y familiares. La diabetes irrumpe de golpe y tergiversa el funcionamiento de la rutina diaria, pero… ¡Tranquilos! Te explicamos qué es y cómo afrontarlo para que cause el menor impacto en la familia y el niño.

¿Qué es la diabetes?

Explicar qué es la diabetes a un niño no es tarea fácil, por eso es muy importante que nosotros conozcamos primero bien qué es y cómo funciona. Por encima de todo, lo más importante es tratar la situación con la mayor naturalidad posible.

La diabetes tipo 1, también conocida como diabetes juvenil o insulinodependiente, acostumbra a presentarse antes de los 30 años y se caracteriza por un aumento de los niveles de glucosa (azúcar) en sangre, causado por un déficit de la producción de insulina. Dicho de otra forma, las personas que no tienen diabetes fabrican su propia insulina en el páncreas. Esta hormona es la llave que permite entrar la glucosa a las células, donde se utilizará para obtener energía. En las personas diabéticas tipo 1, las células beta del páncreas se estropean y no fabrican suficiente insulina, por ello, se tiene que inyectar.

¿Cuáles son las causas de la diabetes tipo 1?

Las causas de la diabetes no están claras aun, aunque sí se sabe que no está relacionada con el hecho de haber comido mucho azúcar. Hay que entender que no está causada por errores de comportamiento, así que no tiene sentido buscar culpables de la enfermedad. Se cree que está causada por factores ambientales y, aunque no es hereditaria, se puede nacer con la predisposición a que la enfermedad aparezca durante la infancia, la adolescencia o en adultos jóvenes. Solo el 15% de los niños diabéticos tipo 1 tienen algún antecedente familiar con diabetes.

En la mayoría de situaciones la destrucción de las células beta del páncreas se produce porque el sistema de defensa del organismo no las reconoce como propias y las destruye.

Vivirlo con normalidad

Como hemos comentado, el niño diabético y/o sus padres deben aprender a convivir con la diabetes de la mejor manera posible, intentando que este proceso perturbe lo menos posible sus costumbres y hábitos diarios. Dicho de otra manera, se tiene que procurar vivir con la diabetes y no para la diabetes.

¿Y en la escuela?

La escuela es un ámbito muy importante para los niños y adolescentes ya que es donde pasan la mayor parte del día. Por tanto, es conveniente que no se sienta diferente. Hace falta informar a los profesores para que les puedan ayudar en caso de necesitarlo, además de conocer los síntomas de una hipoglucemia (una bajada brusca del nivel de azúcar en sangre) para pararla a tiempo. Además, también es importante concienciar de que, puede ser que el niño/adolescente necesite comer o beber algo en horas de clase y dejar claro a los otros compañeros que es algo necesario y no un privilegio.

¡Que nada le pare!

Hay que tener muy claro que la diabetes no es un obstáculo para llevar a cabo cualquier actividad que realice un niño de su edad. No obstante, tiene que ser muy consciente de que esa actividad puede ser interrumpida porque se sienta cansado o para comer algo. Debe estar especialmente pendiente de los niveles de glucosa, pero igualmente, es muy recomendable que incluya la práctica de algún deporte en su rutina diaria.

¡No dejes que nada pueda contigo!

El 14 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Diabetes.

¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *