Blog
Cuesta de enero: cómo optimizar tus compras

Cuesta de enero: cómo optimizar tus compras

Nomen      02/01/2017

Después de las vacaciones de Navidad, de los regalos y de las comidas abundantes, llega la temida “Cuesta de Enero”, y nos vemos en la necesidad de tener que ahorrar. Si te estás preguntando cómo puedes reducir en gastos de la compra sin renunciar a una alimentación variada, aquí te dejamos algunos consejos que puedes poner en práctica.

1. Haz la lista de la compra

De ésta manera evitarás añadir al carrito de la compra aquellos productos que realmente no necesitas y que sólo has escogido compulsivamente al verlos.

Si quieres aprender cómo economizar en tu lista de compra, sigue los pasos que aquí te mencionamos:

– Paso 1: Revisa los productos de alimentación que tienes disponibles en la cocina (nevera, despensa…) y con ayuda de papel y lápiz crea una lista de los productos que necesitas reponer.

– Paso 2: Plantéate un presupuesto máximo para invertir en la compra, ya sea semanal o mensual, todo dependerá de tus preferencias, la duración de los alimentos y el tiempo que sueles invertir en cocinar.

– Paso 3: Elabora un menú semanal de comidas que te gustaría realizar. Puedes buscar ideas de recetas en internet o en libros de cocina que tengas en casa.

– Paso 4: Verifica que el menú que has elaborado comprenda todos los grupos de alimentos necesarios de un menú equilibrado: harinas (pan, pasta, patata, arroz), alimentos proteicos (legumbres, pescado, marisco, huevo, carnes blancas), verduras y ensaladas, postres (ya sea a base de fruta o lácteos) y grasas (aceite de oliva y/o frutos secos).

– Paso 5: Realiza otra lista en la que incluyas todos aquellos alimentos que consideras que te faltan para completar tu menú semanal.

2. Evita comprar con el estómago vacío

¿Has notado que cuando haces la compra con hambre, miras a tú alrededor y de repente todo parece delicioso? Al hacer la compra con el estómago vacío, es muy probable que al final, los alimentos que incluyas en la cesta de la compra, sean aquellos que te apetecen y no aquellos que realmente necesitas.

Antes de ir al supermercado, lo ideal sería que realizaras un pequeño tentempié, puede ser a base de lácteos (yogur natural o leche desnatada) y/o un puñado de frutos secos, de ésta manera evitarás todas esas tentaciones de tu alrededor.

3. Más proteína vegetal, menos proteína animal

Las legumbres, al ser más económicas, no tan sólo son buenas para tu bolsillo, también pueden serlo para tu salud. Si combinas granos como lentejas, soja, garbanzos, con cereales como el arroz, obtendrás en tu plato una de las mayores fuentes de proteína vegetal. Además, si las comparamos nutricionalmente con la carne, tienen un menor contenido en grasas, menos calorías, están libres de colesterol y son fuente de fibra, vitaminas y minerales. Suena bien, ¿a que sí?

4. Escoge frutas y verduras de temporada

Seguramente habrás notado que las frutas y las verduras varían de precio según la estación del año en la que nos encontremos. Ello es debido a que no todas las frutas y verduras crecen por igual los 365 días del año, por lo que encarecen los costes de transporte y conservación. Así pues, no es de extrañar que aquellas que están fuera de temporada aumenten su precio en el mercado.

Si deseas reducir los gastos de éstos productos, lo mejor será que adquieras productos de temporada, como las cerezas en verano o las fresas en invierno. Cabe destacar que mejorará considerablemente, además, su sabor y frescura.

Otra manera de optimizar la compra de verduras y hortalizas, es cocinándolas y congelándolas, para posteriormente ser utilizadas en guisos y sofritos con el consecuente ahorro de tiempo.

¡No renuncies a una dieta equilibrada durante la cuesta de enero! Planifícate, busca ofertas y escoge aquellos alimentos que necesites para complementar tu menú.

¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *