Blog
Cuida tu cuerpo con la llegada del sol

Cuida tu cuerpo con la llegada del sol

Nomen      26/06/2017

Con la llegada de las buenas temperaturas solemos pasar más horas expuestos a los rayos solares. Éstos ejercen efectos beneficiosos para la salud, como, por ejemplo, su capacidad de promover la síntesis de vitamina D en el cuerpo. Aun así, debemos tener cuidado de no tomar demasiado sol en las horas más fuertes, pues también puede dañar nuestra piel. Por ello, en los días de verano cobra especial importancia que velemos por nuestra piel y la mantengamos hidratada, ¿cómo? ¡Cuida tu cuerpo: aquí te contamos cómo!

La piel

La piel es la carcasa del ser humano, es decir, la primera barrera de defensa, por lo que mantenerla en buen estado nos ayuda a protegernos. Generalmente, tenemos presente la importancia de cuidar nuestra piel desde fuera hidratándola con cremas o usando protector solar, pero a menudo nos olvidamos de que también es importante cuidarla por dentro, pues una buena salud se ve reflejada en el brillo y el color de ésta. ¿Cómo puedo cuidar mi piel por dentro, para notarlo por fuera? Unos buenos hábitos de alimentación e hidratación son factores que nos ayudarán a cuidar nuestra piel y nuestro cuerpo en los días de verano.

Alimentación:

Sigue una alimentación variada y equilibrada que aporte todos los nutrientes que el cuerpo necesita para funcionar correctamente. ¿Cómo? Incluyendo todo tipo de alimentos, escogiendo frutas y verduras de temporada, cereales integrales, lácteos, frutos secos, así como carnes, pescados, huevos o legumbres. Además, si aumentas el consumo de frutas y verduras, estarás incrementando el consumo de algunos nutrientes, como los que tienen función antioxidante, que contribuirán a lucir una piel más bonita.

Hidratación:

Mantener una buena hidratación es fundamental durante todo el año, pero en verano cobra especial importancia debido a que perdemos más líquidos a través del sudor, entre otros aspectos. Podemos hidratarnos, además de con agua, mediante licuados vegetales, zumos naturales, infusiones frías o incluso caldos. Ir bebiendo a lo largo del día te ayudará a mantenerte hidratado durante los días más soleados. Además, si escoges frutas de temporada, en verano suelen ser ricas en agua, por lo que contribuirías a aumentar la cantidad de líquido que tomas a lo largo del día.

Pero la piel no es el único órgano que debemos seguir cuidando en verano, con la llegada de las vacaciones debemos seguir mimando nuestro cuerpo y nuestra salud con buenos hábitos de vida.

Actividad física

Aprovecha los días de sol para hacer planes activos con tus amigos o familia: planea una excursión a la montaña, sal a pasear o aprovecha para jugar a palas en la playa, nadar, etc. Procura mantenerte activo, ¡hay muchas opciones para no dejar de lado el ejercicio físico durante las vacaciones o los días de mucho calor!

Desconectar

Las vacaciones son un momento perfecto para relajarnos y disfrutar de los nuestros. Ir a la playa y compartir tiempo con los tuyos, desconecta dándote un baño en el mar o en la piscina o tumbarte a leer bajo la sombra de un árbol son solo algunas ideas para desconectar en los días de sol.

Descansar

Cuando llegan las buenas temperaturas, los días son más largos y apetece más cenar o quedar para tomar algo por la noche con los amigos, por lo que es fácil que nos acostemos más tarde y durmamos menos horas. Recuerda que la noche es nuestro momento reparador, así que procura mantener las 8 horas diarias recomendadas para un buen descanso.

Este verano mímate y cuida tu cuerpo. Mantén unos hábitos saludables y recuerda cuidar tu piel, pues es el reflejo de tu salud. ¡Disfruta de los días de sol llena de energía y vitalidad!

¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *