Blog
Descubre las diferencias entre una alergia y una intolerancia alimentaria

Descubre las diferencias entre una alergia y una intolerancia alimentaria

Nomen      15/02/2016

La mayoría de personas podemos comer una gran variedad de alimentos sin que nos afecte a la salud. No obstante, existe un pequeño porcentaje de la población al que determinados alimentos o componentes de los alimentos le pueden provocar reacciones adversas, que pueden ser desde pequeñas erupciones hasta reacciones alérgicas graves. Las reacciones adversas a los alimentos pueden deberse a una alergia o a una intolerancia alimentaria. ¡Vamos a conocer las diferencias!

¿Qué es una alergia alimentaria?

Se define como alergia alimentaria a la reacción exagerada del organismo ante un alimento o uno de sus componentes (alérgeno), que provoca una serie de reacciones en cadena en el sistema inmunológico, entre ellos la producción de anticuerpos igE (inmunoglobulinas tipo E) contra las sustancias que detecta como extrañas. Los síntomas pueden aparecer, de manera casi inmediata, al comer, tocar el alimento o al inhalar sus vapores de cocción (aún en cantidades mínimas) y pueden afectar a la piel (urticaria, rojez, hinchazón), al aparato digestivo (vómitos, dolor abdominal), al aparato respiratorio (asma, dificultad respiratoria, rinitis) o a todo el organismo (anafilaxia, que es la reacción más grave).

¿Qué tratamiento se debe seguir?

Para prevenir las reacciones por alergia a los alimentos es imprescindible la estricta eliminación del alimento implicado de la dieta. Es bueno que la persona se ponga en manos de un especialista en nutrición para que le enseñe a sustituir dicho alimento por otros  similares para evitar así posibles carencias nutricionales.

¿Qué es una intolerancia alimentaria?

Se define como intolerancia alimentaria a la reacción que produce el cuerpo cuando no puede digerir correctamente un alimento o uno de sus componentes. Aunque puede tener síntomas similares a los de una alergia (entre ellos náuseas, diarrea o dolor abdominal), el sistema inmunológico no interviene.

¿Qué tratamiento se debe seguir?

Con frecuencia, las personas pueden comer pequeñas cantidades de dicha comida sin problemas, pero a la que se pasan de la cantidad que su aparato digestivo es capaz de digerir, ya sea por un déficit enzimático, por sensibilidad a los aditivos alimentarios o por reacciones a químicos, es cuando aparece la intolerancia alimentaria.

En caso de intolerancia alimentaria, puede ser suficiente limitar el tamaño de las raciones que se consumen del alimento en cuestión, para evitar los síntomas. La mejor forma de protegerse es leer la información sobre los ingredientes de las etiquetas y conocer qué alimentos provocan la intolerancia.

Entonces, ¿cuál es la diferencia?

Cuando dependen de mecanismos inmunológicos, se denominan alergias alimentarias. Si dependen de reacciones tóxicas o farmacológicas, metabólicas o de idiosincrasia a sustancias químicas se llaman intolerancias a los alimentos.

Aunque algunos de los síntomas de la intolerancia alimentaria y de la alergia alimentaria son similares, las diferencias entre ambas son muy importantes. Si usted come un alimento al que es intolerante, es probable que se sienta mal. Sin embargo, si tiene una verdadera alergia alimentaria, la reacción de su cuerpo a ese alimento podría llegar a poner en peligro su vida.

FUENTE

Mientras que las personas que tienen realmente alergias necesitan generalmente eliminar el alimento causante de su dieta, las personas que sufren una intolerancia alimentaria pueden consumir pequeñas cantidades de él sin que se den síntomas (por ejemplo: máx. 20 mg/kg, en el caso del gluten, excepto en el caso de personas con gran sensibilidad al gluten).

En cualquier caso, siempre será necesario ponerse en contacto con un profesional de la salud para que las personas intolerantes o alérgicas se les guíe en las pautas nutricionales concretas para su caso.

La nueva bebida de arroz Nomen posee numerosas y beneficiosas propiedades, ya que no tiene gluten, ni lactosa, ni caseína, ni aceites, ni grasas, ni azúcares añadidos. Esto lo convierte en una bebida ideal para todos aquellos intolerantes a la lactosa o al gluten, o alérgicos a la proteína de vaca.

¡Consulta nuestra tabla de alérgenos!

¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *