Blog
Intolerancia a la lactosa

Intolerancia a la lactosa

Nomen      06/03/2017

Muchas son las personas que tienen intolerancia a la lactosa, seguro que conocéis a alguien, pero ¿qué es la lactosa? ¿Qué alimentos la contienen? Todo lo que necesitas saber sobre la intolerancia a la lactosa aquí, en este post:

¿Qué es la lactosa?

La lactosa es un azúcar que se encuentra naturalmente presente en la leche y, en menor medida, en los lácteos derivados de ésta.

La lactosa está formada por dos moléculas más simples: la glucosa y la galactosa. Para que nuestro cuerpo absorba este azúcar y pueda obtener energía a través de éste, primero tiene que romper la unión entre glucosa y galactosa. Para ello, se necesita una enzima llamada lactasa.

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

Cuando el intestino delgado no produce suficiente lactasa, no podemos romper todos los enlaces de unión entre la glucosa y la galactosa, de manera que no podemos digerir la lactosa. Cuando la lactosa que hemos ingerido llega al intestino grueso, nuestra flora intestinal la digiere provocando todo un seguido de síntomas gastrointestinales muy molestos.

¿Qué síntomas provoca la intolerancia a la lactosa?

Los síntomas varían de una persona a otra y pueden ser más o menos intensos en función de la cantidad que se consume y la capacidad de nuestro cuerpo para producir la enzima lactasa. De este modo, a mayor consumo de lactosa y menor producción de enzima, mayor será la sintomatología. De todos modos, los efectos más comunes provocados por la intolerancia a la lactosa son: distensión abdominal e hinchazón, cólicos abdominales con espasmos, diarrea, gases, náuseas y heces pastosas y flotantes.

Estos síntomas suelen aparecer entre la media hora y las dos horas posteriores al consumo de lactosa.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

Si crees que la leche o los lácteos en general no te sientan del todo bien, acude a tu médico para que te realice un diagnóstico. Existen varias pruebas para realizarlo, sin embargo, la más extendida consiste en; primero soplar en un recipiente parecido a un globo, en el que mirarán la cantidad de hidrógeno que expulsas. El hidrógeno es un gas que nuestra flora fabrica al digerir la lactosa. Seguidamente, te dan un líquido con cierta concentración de lactosa y te hacen volver a respirar en el globo al cabo de un tiempo establecido. Este proceso se repite varias veces y, posteriormente sabes si eres intolerante a la lactosa o no. En caso de ser positivo, se debe disminuir la cantidad de lactosa de tu dieta.

¿Puedo seguir una dieta equilibrada sin ingerir lactosa?

¡Por supuesto! La industria alimentaria fabrica lácteos sin lactosa desde hace años. Eso sí, se debe prestar atención a las etiquetas de los productos del mercado, ya que muchos, a pesar de no ser lácteos, están elaborados con lactosa.

¿Y qué hay de la alergia a la proteína de la leche de vaca?

La lactosa es un azúcar, y la alergia es una proteína, por tanto, el problema de origen no es el mismo. En este caso, se debería eliminar completamente esta proteína de la dieta, ¡pero nuestra dieta puede seguir siendo equilibrada! Podemos consumir productos sustitutivos tales como bebidas de arroz o de cualquier otro vegetal. Es cierto que los lácteos destacan por el contenido de dos nutrientes, el calcio y la vitamina D, pero los podemos obtener de otros alimentos. Son fuente de vitamina D las sardinas, el salmón y los pescados azules en general, y dentro de los alimentos ricos en calcio encontramos vegetales de hoja verde, tofu y, otra vez, las sardinas, entre otros.

Recuerda que una alimentación equilibrada y variada se consigue con la combinación de distintos alimentos. Pon en práctica la variedad incluyendo todos aquellos alimentos que puedes tomar y tu dieta estará completa.

¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *