Blog
¿Mercado o supermercado?

¿Mercado o supermercado?

Nomen      13/02/2017

Poco a poco se está perdiendo la tradición de comprar en mercados y acudimos más al supermercado que tenemos al lado de casa. Puede que sea más cómodo ir al supermercado, pero ¿te has planteado alguna vez qué ventajas y qué desventajas tiene cada uno? ¡Aquí te exponemos algunas! ¿Mercado o supermercado? ¡Tú eliges!

Comprar en el mercado

El mercado es un recinto en el que hay distintas paradas de comida, normalmente hay más de una frutería, más de una carnicería… pero somos fieles a nuestro vendedor. La persona que está al otro lado de la parada te conoce, te pregunta por la familia y te desea que pases un buen día; es una compra cercana. Además, su producto suele ser de temporada y local, por lo que no solo contribuimos a la economía de nuestra zona, sino que además obtenemos un producto más fresco y generalmente de mayor calidad, con mejores características organolépticas. Finalmente, y un punto fundamental para todos aquellos que tenemos hijos, ir al mercado es una increíble experiencia para nuestros sentidos. Los colores de los productos, su aroma, su frescura y la posibilidad de tocar o incluso probar el producto que te vas a llevar a casa, no solo es un beneficio para ti, sino que además, es un gran momento para introducir a tus hijos en el mundo de los alimentos, comprendiendo y participando en la compra de lo que más tarde van a comer.

Pero no todo son puntos positivos, como en todo, hay una doble cara de la moneda. Los mercados suelen tener un horario más reducido (aunque cada vez son más perecidos al de los supermercados), menos diversidad de productos y menos fiabilidad en cuanto a la presencia de un producto específico que estés buscando, pues lo que hay en la parada es lo que hay en la zona. Hacer la compra en un mercado requiere más tiempo y esto es, hoy en día, muy preciado.

Comprar en el supermercado

Como hemos dicho, el tiempo es un factor crucial para nuestro día a día. El supermercado nos permite realizar la compra de manera más rápida, pues en general, podemos encontrar una gran variedad de productos en un mismo espacio. También suelen estar abiertos todo el día e incluso el fin de semana, para aquellos que trabajan más horas. Además, está señalizado dónde encontrarás cada producto: “verduras”, “galletas”, “desayunos”… contribuyendo a optimizar tu tiempo. Todos los productos de tu lista de la compra a tu alcance. Todo esto es muy preciado actualmente, donde el tiempo se hace con nuestra vida y nos hace ir a contrarreloj, por lo que este factor puede resultar fundamental a la hora de elegir uno u otro.

Sin embargo, queda atrás nuestro fiel y amable vendedor, la experiencia de los sentidos frente a productos no envasados, distribuidos en las estanterías estratégicamente para aumentar su consumo (qué productos se ponen a la altura de los ojos, cuáles al lado de la caja…). Finalmente, los productos del supermercado, lejos de ser frescos, encontramos, en general, gran cantidad de productos que si nos decidiéramos a invertir más tiempo en nuestra compra no pagaríamos, por su gran contenido en azúcares simples y otros nutrientes que deberían consumirse en días ocasionales.

Y tú, ¿dónde haces la compra? ¿Mercado o supermercado? En algunas ocasiones encontramos un mercado en la puerta del supermercado. En este caso puedes combinar tu compra: productos frescos en las paradas y cereales de desayuno u otros productos en el supermercado. Independientemente de si lo haces en un sitio u otro, recuerda que hacer una lista de los productos que necesitas es clave para evitar gastos innecesarios. ¡Planifica tu menú semanal y compra sólo los ingredientes que te faltan!

¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *