Blog
Mitos y realidades de la proteína vegetal

Mitos y realidades de la proteína vegetal

Nomen      27/11/2017

La proteína es tendencia, ¡está en boca de todos! Que si una dieta muy rica en proteínas ayuda a adelgazar, que si es necesaria para muscular… Y muchas otras creencias extendidas, pero… ¿sabes qué hay de cierto en todo esto? ¡Te lo contamos!

¿Qué es la proteína vegetal?

Las proteínas son nutrientes formados a partir de cadenas de aminoácidos, que nuestro organismo utiliza para el crecimiento, la reparación de tejidos y para la síntesis de hormonas y enzimas. Aunque parezca que la proteína se obtiene solo de la carne, pescado y huevos, la realidad es que existe una amplia gama de alimentos de origen vegetal que contienen este nutriente. Además, los alimentos de origen vegetal tienen la ventaja que también nos ofrecen sustancias beneficiosas para nuestro cuerpo como la fibra o los antioxidantes. No contienen colesterol y su contenido en grasas saturadas es, en general, muy bajo.

La calidad de una proteína depende de su contenido en aminoácidos esenciales. Una proteína es de alta calidad o tiene un alto valor biológico cuando es rica en aminoácidos esenciales. Los aminoácidos son las unidades orgánicas que, al unirse entre sí, forman las proteínas. Cuando hablamos de esenciales, nos referimos a que el organismo no puede producirlos, deben ingerirse a través de la dieta. La proteína animal, por tanto, tiene un alto valor biológico ya que contiene todos los aminoácidos esenciales. Pero lo cierto es que hay algunos alimentos de origen vegetal que también contienen proteínas de alto valor biológico. Los que no tienen todos los aminoácidos esenciales, se pueden combinar con otros para que juntos aporten proteínas completas o de alto valor biológico.

De hecho, las recomendaciones nutricionales aconsejan como mínimo, repartir la ingesta de proteína vegetal y animal en un 50-50.

Las dietas vegetarianas aportan poca proteína

MITO. Una dieta vegetariana no tiene por qué ser carente en proteínas siempre y cuando se realice bien. Hay muchas fuentes de proteína de origen vegetal, como las legumbres o los frutos secos que nos pueden aportar las necesidades de proteínas. Una buena fuente de proteína, aunque en diferentes cantidades, serían las legumbres, como la soja y sus derivados, las lentejas o las judías, los lácteos, los frutos secos y semillas o algunos cereales integrales, entre otros.

Las proteínas vegetales no son completas

MITAD REALIDAD, MITAD MITO. Algunos alimentos como la quinoa y la soja sí tienen todos los aminoácidos. No obstante, es verdad que muchas no son completas y, por tanto, hay que tener en cuenta las combinaciones necesarias de alimentos. Por ejemplo, combinar en una receta (o en una comida o a lo largo del día) legumbres con un cereal (lentejas con arroz o garbanzos con sopa de pasta) o arroz con frutos secos (como en un risotto con almendras molidas), aporta proteínas completas. Estas combinaciones de vegetales son imprescindibles para todas las personas que siguen dietas vegetarianas. De este modo pueden satisfacer sus necesidades diarias de proteínas.

Para que sean completas, las combinaciones de alimentos tienen que comerse juntos

MITAD MITO, MITAD REALIDAD. Antes se creía que las diferentes fuentes de proteína tenían que comerse en la misma comida para complementarse. Por ejemplo, las legumbres tienen un contenido más bajo de algún aminoácido esencial que se complementa con los de los cereales. Por eso la idea de que al comerlos juntos se complementaban uno al otro. No obstante, ahora se sabe que no hace falta comerlos juntos, mientras los comamos en el mismo día, el cuerpo tiene la capacidad de tomar estos aminoácidos y formar proteínas completas.

¡Ahora ya tienes las claves más importantes sobre la proteína vegetal para aprovechar sus beneficios!

¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *