Blog
5 hábitos sostenibles fáciles de adoptar

5 hábitos sostenibles fáciles de adoptar

Nomen      25/11/2019

Ya que en Nomen nos hemos embarcado en el proyecto Nomen Earth, con el que buscamos ser más sostenibles y poner nuestro granito de arroz por el planeta, hemos pensado invitarte a que te sumes a nuestro nuevo propósito. ¿Cómo? Siguiendo alguno (o todos) los hábitos sostenibles que te proponemos en la siguiente lista.

Cinco cambios de hábitos que te harán ser más sostenible

La sostenibilidad consiste en ser capaz de cubrir las necesidades presentes que tenemos sin necesidad de poner en riesgo los recursos de las futuras generaciones. Para ello, te proponemos algunos hábitos sostenibles fáciles de adoptar y que te harán ser mucho más consciente a la hora de consumir.

Reduce los desperdicios de comida

Controlar el gasto en comida en casa es mucho más sencillo de lo que parece. Es una buena idea empezar realizando un menú semanal y, a partir de él, hacer una lista para no comprar más de lo necesario. También es interesante ver si en tu supermercado más cercano tienen una sección con productos de fecha de consumo preferente cercana: estos productos, aunque se tiene que consumir rápido, acostumbran a ser más económicos y, al adquirirlos, evitas que se desperdicien. Además, siempre es útil tener a mano algunos trucos para conservar correctamente los alimentos para evitar que se echen a perder.

A la hora de cocinar, controla las cantidades, aunque, si te pasas con alguna preparación, recuerda que muchos platos pueden congelarse para consumirse más adelante. También puedes planificar tus menús teniendo en cuenta que algunas preparaciones las podrás aprovechar en otras, como hacer canelones con restos de la carne del cocido o aprovechar el caldo de cocer verduras para hacer sopa ahora que llega el frío. ¡La cocina de aprovechamiento es tu gran aliada!

Pasa del plástico

El vidrio como solución para el envasado y la conservación de alimentos tiene la ventaja de ser un material con un ciclo de vida y reciclaje casi eterno. Botellas, tarros y tápers de vidrio son una opción sostenible y saludable que los envases de plástico: no trasfiere sabores a los alimentos, no contiene elementos químicos que puedan pasar a la comida, etc.

Dentro de la apuesta por la sostenibilidad de Nomen, hemos reducido un 26,5% el uso de plástico y cartón en los últimos 4 años y seguimos trabajando para que su presencia en nuestros productos sea cada vez menor.

Las plantas son tus aliadas

Tener en casa algunas plantas de hoja verde como potos, arecas, drácenas, sansevierias, anturios, espatifilos o ficus ayudarán a que respires un aire más limpio. Las plantas filtran sustancias del aire con sus hojas, tierras y raíces, con lo que tenerlas de compañeras de piso puede es un pequeño truco para crear un ambiente mucho más sano.

Crea tu huerto urbano

Montar un pequeño huerto en tu terraza o balcón (incluso en una pared, en formato de jardín vertical) es una actividad de lo más interesante y ecológica para ser sostenible. Cultiva plantas que vayas a consumir con frecuencia (hierbas aromáticas y algunas hortalizas, por ejemplo): ahorrarás en la compra y estarás consumiendo algunos productos de kilómetro 0.

¿No sabes por dónde empezar? En este artículo te explicamos las cosas esenciales para empezar a crear tu propio huerto urbano.

Ahorra recursos en casa

Un clásico de los hábitos sostenibles: intentar consumir menos agua y menos electricidad en casa. Hay muchos pequeños gestos para lograrlo: desde asegurarnos de poner siempre el lavaplatos o la lavadora cuando la carga está al máximo, a intentar comprar electrodomésticos con certificación A+ o superior, ya que consumen menos energía. También puedes cambiar las bombillas por alternativas led o asegurarte de no dejar cargadores enchufados y electrodomésticos en modo reposo. Algunas soluciones más creativas son colocar un aireador en los grifos para tener la sensación de que el caudal de agua es superior o sellar bien los ventanales, uno de los lugares por donde más temperatura se pierde en las casas, para evitar tener que recorrer con tanta frecuencia a la calefacción.

 

La suma de pequeños gestos puede marcar la diferencia y, con algunos de los consejos que te hemos ofrecido, puedes empezar a ser más consciente a la hora de organizar tu hogar. ¿Te animas a adoptar estos hábitos sostenibles en tu día a día?

¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *