Blog
16 de octubre: Día Mundial de la Alimentación; hacia una alimentación sostenible

16 de octubre: Día Mundial de la Alimentación; hacia una alimentación sostenible

Nomen      10/10/2016

La alimentación es indispensable para la vida y el bienestar de las personas, es un derecho y una necesidad que tenemos todos. El 16 de octubre se instauró como el Día Mundial de la Alimentación con el objetivo de realizar y desarrollar estrategias y actividades de carácter internacional con la finalidad de erradicar el hambre. El lema en torno al cual gira este año es “El clima está cambiando. La alimentación y la agricultura también”, haciendo un llamamiento a la población mundial para caminar hacia un alimentación sostenible. Pero… ¿qué es una alimentación sostenible?

Una alimentación sostenible se podría definir como una alimentación de calidad, que respete el ecosistema y justa socialmente. Cuando hablamos de un producto de calidad, hacemos referencia a un producto innocuo, con las mejores características organolépticas y lo más natural posible, esto es, sin procesos industriales innecesarios como el uso de potenciadores de sabor. Que respete el medio ambiente, es decir, que su producción no emite gases o no requiera el uso de pesticidas que puedan dañar la capa de ozono, productos locales y que respecte la temporada y el uso de su consumo. Finalmente, cuando hablamos de que sea justo socialmente, hacemos referencia a la necesidad de que llegue a todas las personas y que sus productores lo hagan bajo circunstancias favorables.

¿Qué puedes hacer tú para avanzar hacia una alimentación sostenible?

  • Reducir el consumo excesivo

¡Planifícate! Haz una lista antes de ir a la compra. De esta manera evitarás comprar demasiada comida y evitarás, también, desperdiciar alimentos en casa.

  • Reducir la pérdida y desperdicios de comida

No permitas que los alimentos se deterioren en la nevera y cocina la cantidad justa que vas a comer. Si no te acabas la ración que has preparado, guárdala o congélala y consúmela otro día o aprovecha para usarla en otras preparaciones. Por ejemplo, si te sobra pollo a la plancha, aprovecha y añádelo a una ensalada. Finalmente, si un alimento está a punto de ponerse malo, congélalo o cocínalo, aguantará más tiempo.

  • Potencia el consumo de alimentos vegetales

La industria alimentaria dedicada a la producción de alimentos de origen animal supone un gran impacto medioambiental, pues emite una gran cantidad de gases que pueden intensificar el efecto invernadero. Esto no significa que debas suprimir estos alimentos de tu dieta, solo no los consumas en exceso e intensifica el consumo de productos de la tierra.

  • Alimentos con menor huella ambiental

Consume alimentos de la zona en la que vives. La globalización nos ha llevado a conocer una gran variedad de productos y nos ha permitido consumir alimentos específicos de temporada, por ejemplo, de otoño, durante todo el año. Paradójicamente, esto empeora el efecto invernadero, pues en el transporte y la distribución des de otros lugares del mundo se emiten gases que afectan a la capa de ozono.

Al consumir alimentos locales, no solo respetas los ciclos vitales de cada alimento, obteniendo productos de mayor valor nutricional y mejores calidades organolépticas, sino que además ayudas a reducir la emisión de gases y a la economía local.

  • Procura comprar en el barrio en el que vives, acércate al mercado a pie

Comprar en el mercado del barrio permite que te desplaces andando y evites emitir gases producidos por el combustible del coche, reduciendo así el impacto ambiental.

Sigue una alimentación variada y equilibrada, incluyendo todos los grupos de alimento reflejados en la pirámide de los alimentos y respetando el medio ambiente. ¡Añade tu granito de arena y hagamos de nuestro mundo, un lugar más sostenible!

¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *