Blog
Consejos para hidratar a los peques

Consejos para hidratar a los peques

Nomen      04/06/2018

¿Sabías que el agua es el componente mayoritario de nuestro cuerpo? Mantener, día a día, una buena hidratación es importante a todas las edades, pero sobre todo durante la infancia. Y es que, el agua es necesaria para que muchas de las reacciones que se llevan a cabo en el organismo puedan suceder y para que el cuerpo pueda funcionar correctamente. Además, ahora que llega el buen tiempo y, con él, el calorcito y las altas temperaturas, es el momento de jugar, correr y nadar bajo el sol, por lo que sus necesidades hídricas aumentan. A continuación, te proponemos 5 consejos para que este verano tus peques estén bien hidratados. ¿Te los vas a perder?

 

5 consejos para la correcta hidratación de los peques en verano

  1. Beber líquidos frecuentemente: Es aconsejable que tus peques beban agua en todas las comidas, pero también deben ir bebiendo entre horas, sin esperar a tener sensación de sed para beber. No obstante, cuando son pequeños están siempre jugando, corriendo de aquí para allí, pasándolo bien y, pensar en la botellita de agua es la última de sus preocupaciones. Por eso, es importante que seas tú, personalmente, quien le vaya haciendo memoria y le ofrezca de forma frecuente algún vasito de agua.

 

  1. Elegir preferiblemente agua: Para hidratarles debidamente el mejor recurso es el agua, de hecho, esta debería ser su bebida por excelencia, por delante de los refrescos, las bebidas azucaradas, los zumos envasados… cuyo consumo es aconsejable reducir por la cantidad de azúcares añadidos que presentan.

 

  1. Dar un toque de sabor a la bebida: Con el calor, apetece refrescarse y disfrutar de la bebida. Las aguas con sabor son una alternativa deliciosa, con mucho color y facilísimas de preparar, geniales para los más pequeños. Para prepararlas tan sólo necesitas elegir su fruta favorita (naranja, limón, fresas, sandía, mango, kiwi, piña…), cortarla en rodajitas o daditos, como te sea más cómodo, e introducirlos en la jarra de agua fría. Recuerda que se tiene que dejar reposar en la nevera durante unas horas para que el agua obtenga todo el sabor de la fruta. ¿Te atreves a probarlo?

 

  1. Consumir frutas a diario: Las bebidas no son la única forma de aportarle agua al cuerpo. A través de los alimentos sólidos también sumamos. Y es que, productos como las frutas o las verduras, cuentan con grandes cantidades de agua en su composición, además de fibra, vitaminas y minerales que tu peque necesita. Así que, aprovecha su llamativo color y su delicioso sabor para conquistar a tu peque con sencillas piezas enteras, macedonias variadas e, incluso, pinchos. ¡Deja que la fruta sea tu aliada!

 

  1. Preparar sorbetes sin azúcar: A los peques les encanta disfrutar de su heladito en verano y, si los preparas en casa sin añadirles azúcar, pueden ser una opción fantástica para refrescarse estos meses tan calurosos. Para prepararlo únicamente tienes que: pelar y trocear la fruta en pequeños trocitos, guardarlas en el congelador aproximadamente 30-40 minutos, pasado este tiempo sacarlos y triturarlos con la picadora con 3 cubitos de hielo y medio litro de agua y, por último, dejarlo reposar en el congelador durante unas 4 horas, removiendo un poco la mezcla cada hora. ¡Les encantarán!

 

Este verano disfruta en familia del sol, ¡pero ten cuidado con los golpes de calor! Una buena hidratación, evitar los largos períodos al sol, vigilar las horas de mayor exposición y usar la mejor protección es clave.

¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *