Blog
Aprovecha las vacaciones de Navidad para que los peques se involucren en la cocina

Aprovecha las vacaciones de Navidad para que los peques se involucren en la cocina

Nomen      10/12/2018

A los más peques de la casa les gusta empezar a ayudar en algunas tareas de la casa. A partir de los 6 o 7 años ya pueden empezar a hacer tareas sencillas del hogar, como recoger sus juguetes, estirar las sábanas, etc. En la cocina también pueden empezar a colaborar. Participar en las preparaciones de los platos puede ayudar a que prueben alimentos nuevos.

 

Cómo hacer que se interesen e involucren en la cocina

Adapta las tareas a su edad y capacidad motriz

A medida que van creciendo van adquiriendo motricidad y habilidad de movimientos con las manos. Lo primordial es que hagan tareas según sus capacidades y que no les supongan un gran esfuerzo. Cuanto más mayores se van haciendo pueden tener más responsabilidades.

Muéstrales cómo se hace

Todas las tareas nuevas que empiezan a hacer, primero tienes que explicarles cómo se hacen. Aunque puede que te hayan visto a ti en varias ocasiones, pondrán más atención para aprender qué tienen que hacer y cómo deben hacerlo.

Acompáñalos en todo momento

Las primeras veces que realicen estas actividades, puede que al inicio tengan inseguridades o que no hayan entendido bien como tienen que hacerlo. Ten paciencia y procura que se sientan atendidos, así también verán que estos momentos son tiempo para compartir en familia.

 

Tareas que pueden hacer para iniciarse en la cocina

Limpiar los vegetales

Esta es una tarea sencilla que pueden hacer desde bien pequeños. El único inconveniente es que a edades tempranas puede que no sean suficiente altos para llegar al fregadero. Pero eso se soluciona usando una banqueta para alcanzar cualquier sitio.

Batir los huevos para hacer una tortilla

Enséñale a batir los huevos con un tenedor para hacer una tortilla. Al principio le costará un poquito batirlos bien pero poco a poco dejará de necesitar ayuda.

Hacer preparaciones sencillas

Puedes dejar que se prepare su ensalada, por ejemplo, cuando estén todos los vegetales cortados y preparados. También puedes pedirle que sea él quien se prepare su plato de ensalada con los vegetales que quiera.

Limpiar la mesa

Pasarle un trapo húmedo a la mesa antes de poner los platos y demás utensilios es una actividad que podrá realizar ya que estando de pie llegará fácilmente a toda la mesa para limpiarla. Tú puedes humedecerle el trapo y escurrirlo bien al inicio. Esta tarea puede ser un poco más complicada, sobre todo la parte de escurrir para que no gotee el agua.

Poner la mesa

Pueden empezar con las cosas que no se puedan romper o echar a perder si se can al suelo. ¿Cuáles? Pues por ejemplo el pan, las servilletas, la fruta (pieza por pieza es más sencillo al inicio), su botellita de agua o su vaso de plástico, etc. En cuanto empiece a tener más control podrá llevar cubiertos, vasos de cristal, platos pequeños con comida (que no pesen mucho), etc.

Clasificar los residuos para reciclar

Cuando recoge la mesa y tire los restos de comida o servilletas puede clasificarlos en los diferentes contenedores. Puedes poner dibujos de lo que va en cada contenedor. De esta manera, le resultará más sencillo identificar que residuo se debe tirar en cada contenedor.

Poner los platos, vasos y cubiertos en el lavavajillas

Cuando ya empiece a tener fuerza y coordinación para recoger la mesa y enjuagar los platos puedes enseñarle cómo se tienen que ordenar en el lavavajillas.

 

Qué aporta que se involucren en tareas del hogar

Contribuye a desarrollar las habilidades motoras

Algunas tareas del hogar mejoran el equilibrio y la coordinación del niño. En muchas tienen que esforzarse para coordinar la mano con el ojo. Esto se ve muy claro cuando intenta que no se le caigan los objetos que llevan, como los juguetes cuando recogen o los platos para poner la mesa.

Ayuda a la capacidad de colaboración

Cuando participan en tareas del hogar, se sienten miembros de un equipo. Ya no son solo los padres quienes se encargan de ordenar la casa y preparar las comidas. Ellos también aportan su granito de arena. Esto le ayudará también a trabajar en grupo y a seguir instrucciones fuera de casa.

Fomenta la instauración de hábitos

Poco a poco y a medida que van creciendo los peques van adquiriendo más tareas del hogar. Algunas van a ser más esporádicas, como ayudar en cocinar, tender la ropa… Pero otras tareas como recoger los juguetes o poner la mesa están presentes cada día y se pueden instaurar como hábitos. La instauración de hábitos sencillos desde que son pequeños puede ayudar a que en un futuro los mantengan y a crear otros hábitos saludables y beneficiosos. Como por ejemplo, hacer los deberes cuando llegan del colegio antes de ponerse a jugar o mirar la tele.

Mejora la seguridad del niño

Cuando los padres piden a los niños que ayuden en algunas tareas domésticas, perciben este gesto como un voto de confianza y se sienten valorados, cosa que mejorará la seguridad en sí mismos y su autoestima.

 

Aprovecha los fines de semana y vacaciones para empezar a instaurar tareas y hábitos junto a tu hijo.

¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *