Blog
Comer bien es compatible con las vacaciones

Comer bien es compatible con las vacaciones

Nomen      08/08/2016

El calor del verano nos incita a escoger alimentos más ligeros, más refrescantes y menos calóricos. Sin embargo, también es tiempo de salir a comer y a cenar a restaurantes y terrazas. Encontrar el equilibrio y seguir manteniendo el peso es posible siempre y cuando tengamos una serie de pautas presentes para comer bien:

Acuérdate de realizar la compra semanal

El peor enemigo de nuestra alimentación es la improvisación. ¿Cuántas veces hemos cenado pan con embutido o hemos llamado para que nos traigan una pizza a casa por tener la nevera vacía? Tener en el congelador salteado de verduras, verduras hervidas o bien bolsas para cocerlas al microondas es una buena opción para aquellos días que no disponemos de tiempo o de ganas para cocinar. Los vasitos de arroz integral, basmati o redondo Nomen son también una buena opción para tener en la despensa, ya que tienen una fecha de caducidad larga y están listos en un minuto.

No abuses del alcohol

Las bebidas alcohólicas se obtienen o bien por fermentación de los azúcares naturales de los zumos de frutas o cereales, o bien por destilación de éstas mismas bebidas fermentadas. Todas contienen alcohol y azúcares, por lo que son altamente energéticas.

1g alcohol= 7Kcal   

1g de azúcar o hidratos de carbono =4kcal

Las vacaciones se prestan al descontrol con el alcohol, así que deja su consumo para una de las comidas diarias y bebe siempre de forma moderada. Escoge vino o cerveza mejor que destilados mezclados con bebidas azucaradas, ya que se incrementa aún más su aporte calórico.

Cuando comas fuera, recuerda evitar los platos calóricos y copiosos

Aquí os dejamos ideas de platos ligeros para pedir en un chiringuito, terraza o restaurante:

APERITIVOS:

Boquerones en vinagre, almejas o mejillones al vapor, navajas hervidas, pepinillos en vinagre, anchoas, 6 aceitunas, jamón o lomo ibérico de bellota…

PRIMEROS PLATOS:

Ensalada “caprese” (con tomate, mozzarella y albahaca), melón o piña con jamón serrano, ensalada verde, espárragos blancos con vinagreta, gazpacho, verduras a la brasa, ensalada griega, escalivada o verduras al horno, verduras al wok…

SEGUNDOS PLATOS:

Pescado blanco al vapor con verduras, pollo o pescado al horno, dorada a la sal, “steak tartar”, sepia o calamar a la plancha, carpacho de ternera o de bacalao…

POSTRES:

Fruta del tiempo, macedonia natural, fresas con zumo de naranja, manzana al horno, queso fresco, sorbete de limón o mandarina, helado de hielo…

¡Muévete siempre que puedas!

Intenta hacer, siempre que sea posible, tus trayectos andando. Si estás de visita en una ciudad, planifica tus visitas por zonas y hazlas a pie. Si estás en un destino fijo, si hay piscina, aprovecha para nadar, o bien sal a pasear por la playa o a correr por el paseo… ¡Disfruta del buen tiempo mientras haces ejercicio!

 

Como puedes comprobar, comer bien en vacaciones es posible, solo tienes que saber compensar los excesos y seguir siendo organizado en la planificación semanal de los menús. ¡Vive un verano saludable!

¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *