Blog
Consejos saludables para la operación bikini

Consejos saludables para la operación bikini

Nomen      29/04/2021

Todavía no sabemos si este año podremos lucir nuestros cuerpos en playas y piscinas, pero lo de cuidar la línea y mantenerse en un peso adecuado es algo que va más allá de la estética, es una cuestión de salud. Por eso, si este año te ha pasado factura (con el confinamiento y la falta de actividad física, puede que muchos hayan ganado peso), ha llegado el momento de ponerte las pilas y empezar tu propia operación bikini.

No se trata de adelgazar por adelgazar. Ni de seguir dietas poco saludables que en algunos casos rozan la peligrosidad. Se trata de hacerlo bien, de recuperar hábitos que te ayudan a cuidar el cuerpo. De buscar una alimentación equilibrada y saludable. Al hacerlo bien, además, el progreso será paulatino pero más duradero en el tiempo, y no habrá efectos rebote que suelen ser muy comunes en las dietas más agresivas o restrictivas. El efecto será doble: te verás mejor y estarás mejor, también a nivel emocional.

10 consejos para la operación bikini saludable

1. Márcate un objetivo

Si no te planteas la operación bikini como un reto personal, es probable que acabes abandonando. Pésate y ponte un objetivo realista. Por ejemplo, perder 4 quilos en 2 meses (eso es perder ½ kg a la semana, no es ni mucho ni poco). También depende de cuál sea tu punto de partida. Cuando hay mucho sobrepeso, es posible que al principio se baje más rápido y luego se vaya más lento (si hay menos que perder, cuesta más perderlo).

2. 3 comidas al día

Desayuno, comida y cena. ¿Conoces el dicho “desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un pobre”? Pues es una manera fácil de entender cómo tienes que repartir la comida a lo largo del día. Tiene lógica, por la mañana tienes todo el día por delante para quemar calorías. Por la noche, cenas y al poco rato te vas a dormir, así que no consumes lo que has comido, y por lo tanto lo ideal es que la cena sea muy ligera.

3. Y 2 tentempiés

Uno a media mañana y otro a media tarde. Intenta que no sean bocadillos ni snacks, mejor apuesta por frutas frescas o frutos secos, yogures… Y no te los saltes, son importantes para no llegar con tanta hambre a la siguiente comida y, como consecuencia, comer menos y con menos ansias.

4. Reduce cantidades

Lo dicen muchos expertos. En nuestra sociedad, comemos más de lo que nuestro cuerpo necesita. ¿Y si intentas reducir un 20 o 25% las cantidades de comida que sueles preparar? También puedes hacerlo de manera paulatina, ir rebajando cantidades por semanas, para que el cambio no sea tan drástico. Al final, el cuerpo se acostumbra a lo que le das y también se acabará acostumbrando a comer un poco menos.

5. Adiós a las grasas

Carnes grasas, embutidos, quesos muy grasos, mantequillas, salsas… Apárcalas hasta que hayas conseguido tu objetivo. La base de tu alimentación deben ser los vegetales, las frutas, los cereales integrales, las legumbres y las carnes menos grasas. Ten cuidado también con el pan. No más de 1-2 rebanadas en la comida y un poco en el desayuno. Y si es integral, no es que te adelgace, pero al tener fibra te ayuda a regular el tránsito intestinal.

Alimentación saludable

6. Plancha, hervidos y horno

Olvídate de los fritos y los guisos. Están buenísimos, pero si quieres perder peso, son cocciones que aportan muchísimas calorías. Cocina a la plancha, hervidos o al vapor, o al horno con pocas grasas. Y ya que se acerca el buen tiempo, si tienes la posibilidad, apuesta por la barbacoa. La comida queda deliciosa y se cocina con 0 grasas.

7. Agua e infusiones

Aparca también las bebidas alcohólicas y los refrescos. Tu bebida de cabecera es el agua y si quieres algo caliente, mejor una infusión que un café. Acostúmbrate a tomarlos sin azúcar, quizás al principio te cueste un poco, pero te acabará gustando y estarás ingiriendo menos calorías.

8. ¡Muévete!

Tienes que reservarte al menos media hora al día para hacer algo de ejercicio físico. Elige uno que se adapte a tu condición, ya sea andar, correr, hacer rutinas de cardio o tonificación en casa… lo que sea, pero activa tu cuerpo y tus músculos. Plantéate el ejercicio por semanas y ve aumentando el ritmo, la intensidad o la duración de manera paulatina de una semana a otra. Así conseguirás ponerte en forma.

9. Disfruta del aire libre

Este último año hemos estado muy encerrados en casa. Pero tienes que encontrar el momento para salir al exterior, al menos 10-15 minutos al día. Y si hace sol, deja que te abrace, la vitamina D que aporta la luz solar es difícil de conseguir de otra manera. Y la llaman la vitamina de la felicidad, así que date la oportunidad de ser más feliz.

10. Duerme las horas que necesitas

Una persona adulta necesita dormir entre 7 y 9 horas al día. Los desajustes del sueño afectan de manera negativa en el metabolismo y está demostrado que dormir poco puede generarte más hambre. Y, en cambio, hay estudios científicos que afirman que dormir las horas necesarias reduce la probabilidad de padecer obesidad en un 36%.

¡Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.