Blog
Food bowls: platos únicos, fáciles y saludables

Food bowls: platos únicos, fáciles y saludables

Nomen      26/05/2021

Si nunca has oído hablar de las comidas o recetas en bowls (food bowls o meal bowls), te interesa leer este artículo. Porque descubrirás una manera de cocinar –y de comer– que te aporta todos los nutrientes necesarios para una alimentación saludable, variada, fácil y rápida de preparar. Además de ser nutricionalmente equilibradas, las comidas en bowls están deliciosas y llenas de contrastes de sabores. Y lo que es mejor, ¡en un solo plato! Sí, porque también incluyen “el postre”. Con las recetas en bowls todo son ventajas.

¿Qué son las recetas en bowl?

Como su propio nombre indica, son recetas que se sirven en un bol. Son platos creativos, porque requieren una presentación original y cuidada. Y también son muy completos, porque reúnen en un único recipiente los diferentes grupos de alimentos. Así, logran que la comida sea equilibrada y muy saludable. Son en realidad comidas completas, por eso resultan muy prácticas también para llevar a la oficina: tienes el primero, el segundo y el postre en un único plato.

¿Qué debe incluir una receta en bowl?

La proporción de los grupos de alimentos es importante para lograr que el bowl sea equilibrado y no una mera mezcla de ingredientes. En general, la base está formada por 3 grupos de alimentos que representan ¾ partes del plato. Y son:

  • Hojas verdes (lechugas variadas, brotes verdes, verduras de hoja como acelgas o espinacas…).
  • Otros vegetales (toda clase de verduras, hortalizas, tubérculos, frutas… tanto crudas como cocinadas).
  • Proteínas (de origen animal –carnes, pescados, mariscos, huevos– o de origen vegetal –legumbres…–).

Pero una receta en bowl también debe incluir, en menor proporción, estos grupos de alimentos:

  • Cereales (arroz, pasta, maíz, quinoa, pan, cuscús… preferiblemente integrales).
  • Complementos (semillas como pipas, sésamo, amapola…; germinados; aromáticas…).

Para conseguir que el bowl incluya texturas diferentes, es importante añadir algún ingrediente crujiente, que puede ser desde un poco de pan tostado, unos frutos secos, la propia lechuga, las hortalizas (zanahoria, pimiento, cebolla…) o las semillas (pipas de girasol o de calabaza, por ejemplo).

Aliños para tu plato en bowl

A la hora de aliñar tu plato en bowl, puedes llevar tu imaginación al poder. Sí, puedes aliñarlo como lo harías con una ensalada básica, con aceite de oliva, sal y vinagre. Pero también puedes dar un paso más allá y preparar una vinagreta más elaborada o una salsa como un pesto, o un hummus, o una salsa de yogur. Eso sí, ten cuidado con no pasarte con la sal ni con las grasas, o echarías a perder el valor nutricional del plato.

¿Cómo se emplata una receta en bowl?

Como decíamos al inicio, no se trata de mezclar todos los ingredientes como harías con una ensalada normal. Tienes que distribuirlos en el bol de manera ordenada, poniendo como base las hojas verdes y luego ir colocando los diferentes ingredientes uno al lado del otro, como si fueran porciones triangulares de una tarta. Esta original forma de colocar los ingredientes da como resultado un plato muy atractivo visualmente, que entra por los ojos, lleno de colores, formas y texturas distintas. De ahí que a los food bowls también se les llame rainbow bowls (porque sus bandas de colores recuerdan al arcoiris).

La receta en bowl también incluye el postre

Sí, porque debe incluir algo dulce, que te dé la sensación de final de la comida. ¿No has oído nunca a los que dicen que, si no toman algo dulce después de comer, es como si no hubieran acabado la comida? Pues el plato en bowl lo soluciona incluyendo algún alimento dulce entre sus ingredientes, pero sin añadir ni un gramo de azúcar. Puede ser un poco de maíz o zanahoria, o trozos de frutas frescas…

3 ejemplos de recetas en bowls

  1. Bowl con arroz integral o arroz basmati, garbanzos y huevo duro. Añádele unos brotes tiernos, un poco de calabaza cocida, pimiento y unos germinados o unas pipas de calabaza. Si quieres ir más rápido, utiliza los vasitos de arroz, que se preparan en 1 minuto en el microondas.
  2. Bowl con quinoa, pechuga de pollo cocida, tomate y espinacas baby. Puedes ponerle también un poco de salsa pesto (con albahaca, ajo, parmesano piñones y aceite de oliva). ¿Tienes prisa? Con los vasitos de quinoa de Nomen lo tendrás listo en un momento.
  3. Bowl con pasta, tacos de salmón a la plancha (o langostinos cocidos), pera y rúcula. Puedes añadir también un poco de aguacate, cebolla y maíz.
¡Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.