Blog
Redescubre las verduras de otoño

Redescubre las verduras de otoño

Nomen      22/10/2018

En un artículo te explicamos todo sobre las frutas de otoño. Ahora toca el turno a las verduras de otoño. Te contamos qué puedes incluir en tus comidas para aprovechar al máximo sus propiedades.

 

5 verduras de otoño

Calabaza

La calabaza es el fruto de la calabacera, que pertenece a la familia de las cucurbitáceas. Tiene hojas grandes y ásperas y flores amarillas. La que más se utiliza es la calabaza común, tiene un color anaranjado y está rellena de semillas en el centro.

Existen dos tipos principales de calabazas: las de verano y las de invierno. Las de verano tienen una piel más fina y su periodo de conservación es corto. Por otro lado, las calabazas de invierno tienen una piel más gruesa y se conservan durante más tiempo. También tienen menos agua y su sabor es más dulce que las de verano. Son las variedades de invierno las que se cosechan en otoño.

Entre las de invierno, podemos encontrar la calabaza confitera, a partir de la cual se elabora el cabello de ángel. Estas tienen muy pocas calorías debido a su elevado contenido en agua, en su composición nutricional destaca la vitamina C y los β-carotenos, que estos últimos se transforman en vitamina A en el cuerpo.

¿Quieres una idea de receta diferente? Pues te enseñamos a elaborar calabaza rellena con arroz integral.

Endivia

La endivia es una hortaliza de hoja. Es una variedad forzada de achicoria que se consigue cultivando las raíces de achicoria en un ambiente cálido, húmedo y sobre todo oscuro, formándose brotes blancos y más tiernos. Forma parte de la familia de las asteráceas, de las que existen más de 20.000 variedades, aunque la mayoría no se cultivan. Las endivias tienen un sabor amargo muy característico.

Esta hortaliza tiene un bajo valor energético, esto es debido a que su contenido en agua supera el 90%. Es fuente de vitamina A y ácido fólico que contribuyen al normal funcionamiento del sistema inmunitario, además también se puede destacar el contenido de potasio, hierro, calcio, fosforo y vitamina A.

Brócoli

El brócoli es una verdura con forma de árbol de la familia de las bracicáceas. La parte que se consume más habitualmente son las cabezas florales, pero el tronco también es comestible, aunque habitualmente se desecha.

Tiene un alto contenido de ácido fólico y vitamina C, que contribuyen al normal funcionamiento del sistema inmunitario. Es fuente de potasio, fósforo y hierro.

Setas

Las setas no son una verdura como tal, sino que se clasifican como hongos, pero debido a su composición nutricional las usamos como verduras. Existe una gran variedad de setas y es muy importante saber diferenciar entre aquellas que son comestibles de las que son venenosas. En las setas típicas podemos diferenciar dos partes principales: el pie y el sombrero. Pero son otros elementos los que nos permiten hacer una diferenciación más meticulosa entre especies. Como las escamas, las láminas o los anillos, entre otras variables.

Necesitan un clima un poco frio y húmedo para crecer, suelen hacerlo en troncos o maderas y siempre en grupos. Los sabores de las diferentes especies son variados y quedan de maravilla tanto en salsas como en cremas o de acompañamiento para carnes y pescados. Se suelen cocinar salteados o al horno.

¿Quieres preparar un plato oriental? Con la variedad de setas shiitake te enseñamos a cocinar un bibimbup.

Nabo

De la planta del nabo se consume la parte de la raíz. Pertenece a la familia de las crucíferas y tiene una forma redondeada. Su interior suele ser de un color crudo amarillento, aunque por fuera pueden ser blancos o violáceos.

En la Edad Media fue uno de los alimentos más básicos. Más tarde, en Alemania se solía consumir casi a diario, pero finalmente fue desplazado por la patata.

Es fuente de fibra insoluble que contribuye a evitar el estreñimiento. En su composición destaca el alto contenido en vitamina C y en yodo. Aunque, por otra parte, el nabo contiene substancias bociógenas. Es decir, que pueden inducir la inflamación de la glándula del tiroides en personas predispuestas y, éste, dificulta la asimilación del yodo.

¡Disfruta de las verduras de otoño en su mejor momento!

¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *