Blog
Cocina fácil para solteros

Cocina fácil para solteros

Nomen      11/11/2020

Hay muchas personas que viven solas. Y la cocina, a veces, supone un reto para ellas. “Para qué voy a ponerme a cocinar para mí solo” o “me preparo un sandwich y ya está” suelen ser frases recurrentes de los solteros. Y es que, ya sea por las cantidades, por el lío que supone meterse en la cocina y ensuciarla o por falta de conocimientos culinarios, muchos solteros sobreviven a base de bocadillos y de tapas del bar de al lado de casa. El día 11 de noviembre es el DÍA DEL SOLTERO, así que vamos a romper una lanza a favor de todos los que se enfrentan a la cocina en solitario, y ayudarles a disfrutar tanto cocinando como comiendo.

¿Cómo adaptar la mayoría de recetas?

Es cierto. Busques donde busques, sea en revistas de cocina, webs de recetas, blogs… todas las recetas son siempre para 4 o más comensales. Pero poder disponer de la misma receta adaptada a 1 sola persona es más fácil de lo que parece. Basta con dividir las cantidades de cada ingrediente entre el número de comensales para los que está explicada la receta. Si la división da decimales, solo hará falta redondear la cantidad, al alza o a la baja según el ingrediente que sea (por ejemplo, si es sal, mejor a la baja, siempre puedes añadir un poco más).

De esta manera podrás disfrutar de cualquier plato que te apetezca solo para ti. Sin ir más lejos, ¿por qué no te preparas una buena paella este domingo? De carne, de pescado, de verduras… ¡fuera pereza! Ponte el delantal y anímate, verás que es mucho más fácil de lo que parece. Eso sí, primero toma nota de los consejos que te damos en el artículo “Trucos para una paella perfecta”.

El reto de hacer la compra

Hay muchos alimentos que se venden en paquetes grandes, de 1 kg, 1 litro… Y cuando uno vive solo, esas cantidades suelen ser excesivas, ya no solo porque se tarda mucho en consumirlas (lo que puede llevar a tener que tirar comida si caduca), sino porque se necesita mucho espacio de almacenaje. Y los solteros no suelen tener una cocina grande ni una gran despensa.

¿Solución? Comprar paquetes más pequeños si los hay (por ejemplo, paquetes de ½ kg, botellas de ½ litro) o comprar a granel en cantidades más reducidas los alimentos frescos como carnes, pescados, verduras o frutas.

También puedes comprar piezas grandes de carne o pescado (que te saldrán más económicas que si compras solo raciones), consumir una parte un día y congelar el resto para tener reservas y no tener que ir a la compra tan a menudo. Por ejemplo: te apetece un pollo a la lima con arroz. Pues compras un pollo entero en la carnicería, pides que te lo corten a cuartos y que te limpien las pechugas. Cocinas las dos pechugas siguiendo la receta y el resto (los cuartos traseros y las alas) lo congelas en paquetes individuales. Con los huesos y restos del despiece puedes preparar un caldo casero perfecto para después cocer arroz, cous cous o quinoa… Y ese caldo, además, lo puedes congelar también en porciones pequeñas (incluso aprovechando la cubitera). Como ves, hay soluciones para todo, solo hay que tener una buena planificación.

Batch cooking, una opción muy práctica

Otra solución es cocinar más cantidad para tener así comida preparada para otro día. Lo que sería una adaptación del batch cooking para solteros. Pongamos que te apetece un guiso de carne. Pero te da pereza poner la cocina patas arriba por una sola comida. Pues prepara un guiso para 4 personas y lo que no te comas ese día, lo guardas para otro, ya sea congelándolo, envasándolo al vacío o simplemente dejándolo en la nevera, según el plato y los ingredientes que lleve podrás guardarlo de un modo u otro. Tienes toda la información que necesitas en este artículo sobre el batch cooking.

Deja que te ayuden

En el mercado existen muchos productos pensados para personas que tienen poco tiempo –o pocas ganas– de cocinar pero no quieren renunciar a una alimentación saludable y llena de sabores. Y para solteros, también. Desde cremas de todo tipo (verduras, setas, sopas…) que vienen en tetrabricks individuales de ración hasta vasitos individuales de arroz, como los de Nomen, que vienen en packs de 2 vasitos de 125 gramos, perfectos para raciones individuales.

Si el problema no es tanto de cantidades como de tiempo o de ganas de cocinar, puedes optar por los platos precocinados, que necesitan muy poco tiempo para estar listos y, al estar semipreparados, son muy fáciles de elaborar. Buenos ejemplos son la paella, la fideuá y el arroz negro de Nomen. Sí, son recetas para 3-4 comensales, pero una vez hechas puedes tenerlas en la nevera un par de días y ya tienes el tupper para otro día.

¡Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.