Blog
2 postres deliciosos con quinoa

2 postres deliciosos con quinoa

Nomen      18/11/2020

¿Has oido hablar de los superalimentos, verdad? Pues la quinoa es, posiblemente, EL SUPERALIMENTO (sí, en mayúsculas), porque contiene aminoácidos, proteínas, grasas, hidratos de carbono, oligoelementos, minerales y vitaminas, en proporciones muy equilibradas. Es perfecto para todo tipo de consumidores, desde deportistas hasta niños y personas que padecen de dolencias como colesterol, diabetes y depresión, entre otras. Y también para los celíacos, puesto que aunque muchos lo consideran un cereal, en realidad es una semilla y es un alimento sin gluten.

La quinoa se consume desde hace miles de años en las zonas andinas de Latinoamérica (los principales productores son Perú, Bolivia y Ecuador), y ya los incas la consideraban un alimento sagrado. De hecho, la palabra quinoa o quinua significa “grano madre” en lengua quechua.

Recetas con quinoa

Por todos estos motivos, y también por el auge de la comida saludable, la quinoa se ha convertido en un alimento de moda –¡y se la merece!– que ha llegado a nuestras vidas para quedarse. Ya se encuentra en los lineales de todos los supermercados, y es muy fácil de preparar. Le bastan 15 minutos de cocción para estar lista para utilizar en la cocina, y aunque lo más habitual es utilizarla para preparar recetas saladas (como estas croquetas con frutos secos, esta ensalada con verduras y queso feta o este salteado con quinoa y verduras), también es un ingrediente perfecto para preparar deliciosos postres.

Hemos seleccionado dos postres fáciles para hacer con quinoa, muy diferentes entre sí, que te solucionarán tanto la merienda o el desayuno como el postre de una comida familiar. Anímate a probar, ¡te sorprenderás de lo buenos que están!

Receta de barritas de quinoa con chocolate

Receta de barritas crujientes de quinoa con chocolate

Número de comensales: 6 personas
Tiempo de elaboración: 1 hora

Ingredientes:

  • 60 gr de quinoa
  • 125 g de almendra molida
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 50 g de coco rallado
  • 50 g de almendra en granillo
  • 60 g de miel
  • 1 tableta de chocolate con leche fondant
  • Escamas de sal

Elaboración:

  1. Infla la quinoa. Primero lávala bien, pasándola bajo el grifo del agua fría, hasta que el agua salga limpia. Seca la quinoa, extendida en la bandeja del horno, con el horno a baja potencia, durante 50 minutos aproximadamente. Pasado este tiempo, infla la quinoa en una sartén con una cucharadita de aceite de oliva (es un proceso similar al de las palomitas). Cuando los granos de quinoa se hayan hinchado, retíralos. Ten cuidado, pueden quemarse con facilidad.
  2. Prepara la masa. Mezcla los demás ingredientes (la almendra molida, la almendra en granillo, la miel y el coco rallado) hasta que se integren. Añade la quinoa inflada y remueve bien hasta lograr una masa homogénea.
  3. Deja enfriar la masa. Extiende esta masa en una fuente rectangular forrada con papel sulfurizado, aplastándola un poco con los dedos o con el dorso de una cuchara para que no queden huecos y tenga el mismo grosor. Reserva en la nevera para que coja cuerpo.
  4. Prepara el chocolate. Derrite en un bol el chocolate fondant, en el microondas o al baño María. Espera a que se temple un poco.
  5. Baña las barritas. Desmolda la masa de las barritas y córtala en pequeños rectángulos o cuadrados. Baña uno de los lados de las porciones en el chocolate fundido y ponlas sobre una bandeja forrada con papel de horno, con el chocolate hacia arriba. Espolvoréalas con unas escamas de sal.
  6. Enfría. Introduce en la nevera hasta que el chocolate se haya solidificado.

Receta de carrot cake con quinoa (pastel de zanahoria con quinoa)

Número de comensales: 8 personas
Tiempo de elaboración: 1 hora

Ingredientes:

  • 500 gr de zanahoria
  • 200 gr de quinoa
  • 4 huevos
  • 80 gr de azúcar moreno
  • La ralladura de 1 limón
  • 200 gr de queso para untar
  • 1 yogur desnatado
  • 100 gr de azúcar glas
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • Mantequilla

Elaboración:

  1. Cuece la quinoa. Llévala a ebullición en una olla con agua (3 medidas de agua por 1 de quinoa) y cuécela 15 minutos. Aparta la olla del fuego y deja enfriar la quinoa. Escúrrela bien.
  2. Empieza con la masa. Ralla la zanahoria y precalienta el horno a 180º. Separa las yemas de las claras. Bate las primeras con el azúcar hasta que doblen su volumen. Añade la ralladura de limón.
  3. Añade los ingredientes. Agrega la quinoa a la masa y también la zanahoria rallada. Remueve con una espátula para que se integren todos los ingredientes.
  4. Agrega las claras a punto de nieve. Monta las claras a punto de nieve con una pizca de sal y añádela a la masa anterior, removiendo con cuidado con una espátula para que se integre perdiendo el mínimo de aire posible.
  5. Hornea el bizcocho. Pon la masa en un molde redondo, engrasado con mantequilla o aceite, y hornea el bizcocho a 180º durante 40 o 50 minutos (pínchalo en el centro con un palillo a los 40 minutos, si el palillo sale sucio de masa húmeda, necesita más tiempo de cocción). Retira el bizcocho del horno y déjalo templar un poco sobre una rejilla antes de desmoldarlo.
  6. Haz la crema de queso. Mezcla el queso con el yogur y bátelos con unas varillas manuales, con cuidado, añadiendo poco a poco el azúcar glas y la canela en polvo, hasta que estén bien integrados.
  7. Monta el carrot cake. Desmolda el bizcocho y córtalo por la mitad en horizontal. Cubre el bizcocho inferior con una capa generosa de crema de queso, pon el otro bizcocho encima y haz otra capa de crema. Cubre también con crema de queso los laterales del carrot cake, con ayuda de una espátula.
  8. Reserva en la nevera hasta el momento de servir y sácalo 5-10 minutos antes para que no esté tan frío.
¡Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.